15 de mayo de 2011

Ese gran sufridor

Bien, es oficial, empiezan los exámenes, tengo que estudiar kilos y kilos de apuntes si quiero pasar limpio a tercero de carrera.
Por otra parte, mi hermano está en segundo de bachillerato y por estas fechas, está estudiando para selectividad, el que hasta ahora va a ser el examen más importante de su vida. Su futuro está en juego.
Mi hermana, en cuarto de la ESO, también tiene mucho que estudiar y mi madre, profesora de instituto tiene que corregir exámenes por un tubo.
La pregunta es ¿Quién lo está pasando peor?
La respuesta es sencilla:
Porque solo podía ser obra de Q

Hablando claro, somos una familia de tragones, con "t", si fuesemos una familia de dragones (con "d") no necesitaríamos microondas y habría más sitio para las tazas.
¡Siempre me desvío de mi tema principal! Estaba diciendo que en mi casa somos todos de buen comer: Comemos para subsistir, para celebrar acontecimientos alegres, para acabar con las penas en acontecimientos tristes y comemos para calmar la ansiedad. Y por estas fechas, en mi casa hay mucha ansiedad y poca fuerza de voluntad.

Por esto me gustaría hoy aquí rendir homenaje a ese gran sufridor que se sacrifica por nosotros sin quejarse, ese ser al que saqueamos cuando se nos presenta la ocasión.
Encima tiene que aguantar frases hechas injustas como "Eres más feo que una nevera por detrás". A ver ¿Alguien ha visto alguna vez cómo es una nevera por detrás? No ¿Verdad? Pues entonces ¿A que viene esa bordería?
Los frigoríficos en mi opinión plantean dos de las grandes dudas de la humanidad:
A. La ya mencionada ¿Cómo es un frigorífico por detrás?
Yo tengo una teoría, es la siguiente: El frigorífico no tiene parte de atrás, a ver como lo explico. Tú cuando lo abres (Desde delante) te encuentras con que hay fondo, pero si llegaras a darle la vuelta te encontrarías con que no hay nada, es vacío, está en otra dimensión (Hay que tener visión de matemático para imaginarlo). Mejor no investigueis podríais crear una paradoja que desencadenaria una reaccion en cadena y destruiria todo el universo... claro que eso seria en el peor de los casos, la destruccion se concentraria SOLO en nuestra galaxia.

B. La lucecilla esa, cuando cerramos ¿Se apaga o se queda encendida?
Todos nos lo hemos planteado alguna vez y todos hemos intentado averiguarlo llevando a cabo un riguroso rito.
1. Vas a la cocina sin hacer daño a nadia a por agua o algo para picar, como philadelphia, queso, un yogur o una mina (para picar jajajaja)
2. Abres la nevera y te llama poderosamente la atención esa misteriosa luz que está ahí encendida.
3. Sacas lo que sea que te vayas a comer y cierras la nevera.
4. Sin embargo te pica la curiosidad, de modo que vuelves a abrir para ver si sigue encendida.
5. Cierras muy despacio con el ojo pegado a la puerta para ver si la ves apagarse (Cosa que no pasa)
6. Vuelves a abrir muy rápido, a ver si no le da tiempo a encenderse.
7. Cierras. Abres. Cierras. Abres. Cierras. Abres. Cierras. Todo ello muy rápido por si se confunde y en una de estas está apagada... Pero no. Siempre está encendida.
8. Decides que tu próximo frigorífico tendrá una ventanita y te marchas.
Aquí no tengo ninguna teoría. Pero si alguien tiene un frigorífico con ventanita o una hipótesis respecto a este tema, por favor comente aquí y ayúdenos a desentrañar el gran misterio.

Yo sobre todo quería reivindicar este maravilloso invento (Que solo podía ser obra de Q) Sin el cual no tendríamos ningún sitio donde pegar los imanes. Se acumularían por el suelo y los pisaríamos sin querer. Estos suelen ser recuerdos de algún familiar que te lo trajo de "Nosedonde", pues los pisaríamos y los romperíamos. ¿Y con qué cara vas tú a tu tío de Teruel y le dices que te has cargado su imán recuerdo de Fuenlabrada? Por otra parte ¿Dónde colocarías los dibujos de los niños pequeños o los exámenes con buenas notas? Sería más o menos así:

-¡Eustaquio! ¡Hermano! ¿Te gustó el imán que te mandamos Elvira y yo de nuestra Luna de miel en Huesca?
-¡Oh si! ¡Nos encantó!
-¿Dónde lo tienes?
-Estooo... se nos rompió, el otro día lo pisé por accidente
-¿¿¿Rompiste mi imán??? Tú y yo ya no somos familia, ya no eres mi hermano.

-Papi, papi, te he hecho un dibujo, mira este eres tú, esta es la tele y este soy yo
-Ooooh, que bonito, me gusta mucho, lo dejaré aquí en el suelo, para que todos vean lo mucho que me ha gustado.
-Pero en el suelo se estropeará.
-¿Y dónde quieres que lo ponga?
-En el frigo, con imanes
-Pero hijo, ese electrodoméstico no existe.
-Buaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

¿Es que no lo veis? El frigorífico mantiene unida a la familia, si fuese del PP y me preocupase el independentismo colocaría un gran frigorífico en el congreso de los diputados y pegaría con imanes una Senyera y una Ikurriña. Así Esp ¡PA! ña* no se desmembraría (*España pronunciado en facha)
En resumen, los frigoríficos son importantes, porque se crearon para sostener imanes y alguien descubrió que en su interior los alimentos se conservaban más tiempo (A base de casualidades avanza la ciencia). Y no hacen otra cosa, solo nos aguantan imanes, nos enfrían la comida y soportan que los desvalijemos cruelmente. ¿Por qué? ¡Por que nos aman! ¡Si les gustase el fútbol, serían del atleti, porque sufren! Lo único que os pido es que cuando acabéis esta entrada, vayais a la cocina (O al baño, no se donde lo teneis) y deis un cariñoso abrazo a vuestro frigorífico, que os lo agradecerá.

No hay comentarios: