26 de septiembre de 2011

Cambios

Buenos días a todos, a todos menos uno en Canarias (Deberían colgarme por ese chiste). De cambios va la cosa, cambios en mi vida. Alguno de vosotros ya lo sabe: Dejo la carrera.
Así es, dejo Biología Sanitaria. En julio hice el traslado de expediente y a finales de este mes empezaré matemáticas en la Complutense. Sin duda esta ha sido la decisión más difícil de toda mi vida, ya que en Alcalá he conocido a casi todos mis mejores amigos. Pero bueno, confío en no perder el contacto.
Desde luego no puedo quedarme en una carrera que no soporto solo por los amigos.


El caso es que yo en algún momento de mi vida en 4º de la ESO me empeñé en que quería hacer medicina (Cómo sabréis soy biólogo sanitario porque la nota no me dió para medicina). Tras un bachillerato en el que mi mayor enémiga fue la biología y una selectividad en la que mi peor nota fue la de biología, empecé biología sanitaria ¿Por qué? No se supongo que pensé que el hecho de hacer una versión más densa, larga y complicada de algo que odiaba sería menos tedioso y me gustaría más... ¿A que soy inteligente? Pero bueno, yo no tengo la impresión de que haya perdido dos años, porque como ya he dicho he hecho l@s mejores amig@s de la historia =), yo diría que esos dos años los he "invertido. Además tal y como me ha salido 2º y con la que arrastraba de 1º probablemente hubiese repetido uno o dos años. Así que solo he perdido un año.

¿Por qué matemáticas? Siempre fue mi asignatura favorita, siempre se me ha dado bien. Se que todos creéis que estoy loco y no entiendo por qué todo el mundo le tiene tanta aversión a las mates, el caso es que las odiáis y yo no puedo hacer nada por evitarlo.


Puedo poner un par de chistes para intentar hacéroslas más simpáticas...
 

Para este último hay que acordarse de las integrales. 

Una de las cosas especiales que tiene Matemáticas es que es el único sitio en el que alguien compraría  90 sandías, el único sitio en el que un niño que tiene 20 caramelos decide compartirlos con sus 3 hermanos y no esconderlos y comérselos él todos. Me gusta esta actitud de los matemáticos.
¡Venga ya! Después de estos chistes ¿Las seguís odiando? ¿Cómo? ¿Ahora más todavía? ¿Que deje de poner esos chistes? Vaaaale, lo dejo. Sois unos rancios. ¬¬
En fin no soporto ser el abogado de las causas perdidas, así que paso de seguir defendiendo lo idenfendible. Y... creo que no hay más cambios por ahora en mi vida... Os he mentido, porque he titulado la entrada "Cambios" cuando debería haberla llamado "Cambio". Solo hay uno...

Lo cierto es que detesto mentiros, voy a buscar otro cambio así relativamente importante de mi vida y acabo la entrada no siendo un mentiroso cochino embustero:

...
...
...

(Lo de bajar una línea y poner "..." es para que veais que estoy pensando, podría no hacerlo pero entonces no quedaría patente lo muchísimo que estoy reflexionando.)

...
¡Ah si! Algunos ya lo habréis notado, hace unos cinco días decidí que estaba harto de que fuese verano y lo quité, ahora es otoño. Adiós a tod@s

1 comentario:

Paula Moreno dijo...

Las matemáticas me encantan además... son como las asíntotas, infinitamente infinitas ya que las matemáticas nunca se acaban siempre pueden descubrirse cosas nuevas.
PD: ley tu blog porque estaba buscando opiniones de la carrera de biología sanitaria ya que quiero estudiarla xDD (¿irónico verdad? Las matemáticas también es mi asignatura favorita ;) )